Qué pueden aportar las APIs a la gestión de tesorería de tu empresa

5 min lectura
APIs , Tesorería / 26 septiembre 2020
Qué pueden aportar las APIs a la gestión de tesorería de tu empresa
Qué pueden aportar las APIs a la gestión de tesorería de tu empresa

BBVA API Market

En los últimos años se han producido intensos avances en el sistema de pagos internacional, y la tesorería empresarial es solo una pata de este nuevo paradigma. La movilidad, la información en tiempo real y la disponibilidad de información en todo momento, más que un valor añadido, es ya una necesidad para la mayoría de trabajadores.

Precisamente, uno de los ámbitos donde el open banking tienen más importancia es la gestión de las empresas y, en particular, en su tesorería. Las APIs se han convertido en un gran aliado en la digitalización de las compañías, ya que permiten automatizar y simplificar algunos procesos importantes en los sistemas de cobros y pagos para reducir costes y evitar errores humanos.

Estas nuevas tecnologías ofrecen una oportunidad estratégica para los tesoreros de las compañías. Y no solo en el presente, ya que este tipo de aplicaciones serán cada vez más relevantes, especialmente por todo lo que pueden aportar al negocio empresarial. Estas son algunas de las ventajas de utilizar las APIs en la gestión de tesorería de tu empresa.

Adaptación de los procesos a la realidad de la empresa

Aunque la mayoría de empresas, especialmente las más grandes, ya disponen de sistemas de gestión empresarial (también conocidos como ERP), este tipo de software suele requerir de un complemento para poder adaptarse correctamente a las necesidades cambiantes de los negocios, especialmente desde el punto de vista financiero y de la gestión de la tesorería.

Las APIs ofrecen una alternativa mucho más dinámica y eficiente. Cualquier empresa proveedora puede crear soluciones adaptadas a la realidad del negocio, y las aplicaciones están mucho más estandarizadas que en el caso de los sistemas convencionales, que suelen ser mucho menos flexibles.

Permite integrar los servicios bancarios con la tesorería de la empresa

La apertura de las APIs permite integrar los servicios bancarios directamente con la tesorería de las empresas. Son soluciones que automatizan ciertos procesos importantes como la gestión de cobros y pagos, los abonos de las nóminas, las aperturas de nuevas líneas de financiación o la gestión de descuentos de efectos comerciales, entre muchos otros.

De hecho, las APIs van un paso más allá de los sistemas convencionales. Permiten eliminar o reducir los protocolos de transmisión de información basados en conexión directas o P2P, que en ocasiones pueden ser complejos de mantener, y reducir algunos de los procesos nocturnos, algunos de los cuales pueden tardar mucho tiempo.

Los tesoreros pueden ejecutar y monitorizar estos los procesos de tesorería bajo demanda para que las peticiones de información sean mucho más sencillas, ágiles y, por supuesto, flexibles.

La gestión de tesorería del negocio en tiempo real

Quizá la mayor ventaja de las APIs en comparación con otros mecanismos de intercambio de datos es que pueden ofrecer a sus usuarios un flujo de información continuo y en tiempo real.

El ejemplo más típico dentro del área de tesorería es la recepción de extractos bancarios y su posterior reconciliación. En un sistema convencional, el tesorero tendría que esperar hasta recibir el extracto bancario en el formato correspondiente y actualizar la posición de tesorería de la empresa para poder trabajar.

Estos procesos no se ejecutan en tiempo real, ya que los ficheros que actualizan esta información se reciben una o dos veces diarias, normalmente al principio del día. Esto provoca que la información no siempre esté actualizada en el momento de su análisis, y la frenética actividad empresarial puede hacer que la visión actual de la tesorería en el sistema sea muy diferente a la situación financiera real.

Sin embargo, a través de la banca abierta y las APIs, cualquier proceso se puede ejecutar en tiempo real, recibiendo la información bancaria de forma instantánea, desde cualquier lugar, en cualquier momento y en cualquier dispositivo. Además, esta tecnología permite, entre otras cosas, que el tesorero pueda recibir notificaciones en el momento en el que se produzca algún cambio relevante en la información bancaria, siempre según sus necesidades.

Más y mejores opciones de financiación

Cuanto mayor sea la integración entre la empresa y el banco, mayores serán las posibilidades de obtener más y mejores productos que se ajusten al perfil del cliente, y quizá en mejores condiciones.

Para los tesoreros, esto se traduce en mejores opciones de financiación y gestión de las facturas comerciales, especialmente en lo que a la gestión de pagos y cobros se refiere.

Si la entidad puede acceder a la información de todos los clientes y proveedores y a toda su información comercial, podrá hacer ofertas que encajen mejor con su perfil, incluso de servicios que no conocemos, como factoring, confirming, descuento de efectos comerciales, etc.

Reducción de costes

La apertura de las APIs ha contribuido a reducir costes empresariales. Dado que terceros ajenos al negocio bancario pueden acceder a las implementaciones bancarias, existe una competencia cada vez mayor, lo que contribuye a mejorar las soluciones y, por supuesto, abaratar su precio.

Además, como se puede recibir toda la información de manera unificada y al instante, las APIs reducen la necesidad de tener grandes equipos dedicados únicamente a la tesorería de una empresa. Un equipo pequeño es más que suficiente para controlar toda la información, reduciendo de esta manera algunos costes empresariales y la posibilidad de error gracias a este tipo de procesos de automatización.

Todo ello, en conjunto, hace que los procesos sean más simples y, por tanto, las empresas puedan reducir sus costes de manera significativa.

La información está mucho más segura

Los sistemas de tesorería tradicionales han tenido que lidiar siempre con problemas de seguridad muy importantes, especialmente en todo lo que tiene que ver con el de la transmisión y gestión de la información con terceros ajenos al negocio.

Normalmente, cada proveedor de servicios cuenta con su propio protocolo de desarrollo y diseño, lo que hace que, en ocasiones, las aplicaciones sean complejas de mantener.

La estandarización de las aplicaciones gracias al uso de las mismas APIs, unido al hecho de que los canales de comunicación son más estables, ha hecho que todos los desarrolladores tengan un sistema homogéneo que tiene sus propios mecanismos de seguridad. Esto hace que las aplicaciones sean mucho más seguras y se evita de este modo que se produzcan ciertas vulnerabilidades en los datos que a veces son difíciles de solventar, especialmente debido al continuo flujo de información entre la empresa y el banco. Del mismo modo, se eliminan los problemas de ingeniería social o abusos de confianza que, generalmente, vienen asociados con manualidades.

Eliminando o reduciendo errores humanos (y no humanos)

La tesorería es una de las partes más delicadas de cualquier empresa. Todos los procesos están de una u otra manera relacionados con el dinero en efectivo y la liquidez y, por tanto, los errores deben ser mínimos y, en algunos procesos, inexistentes. Por eso, los sistemas deben estar lo más automatizados posibles. Y si bien cualquier sistema de información está lo suficiente desarrollado para evitar la intervención humana, lo cierto es que no siempre es factible.

La complejidad de los sistemas de tesorería actuales ha hecho que muchos sistemas no tengan la capacidad suficiente para atender todas las peticiones de forma adecuada. Esto supone un riesgo grande, sobre todo si es necesario que una o varias personas tengan que intervenir para corregirlo.

Con las APIs se elimina toda esta complejidad, de manera que la mayoría de procesos son bastante más simples y seguros. Esto hace que la intervención humana sea mínima, sobre todo en aquellos procesos que pueden funcionar de manera autónoma.

También podría interesarte