La revolución de las hipotecas: así puede acelerarse el proceso de solicitud de un préstamo hipotecario con APIs

4 min lectura
La revolución de las hipotecas: así puede acelerarse el proceso de solicitud de un préstamo hipotecario con APIs
La revolución de las hipotecas: así puede acelerarse el proceso de solicitud de un préstamo hipotecario con APIs

BBVA API Market

La digitalización y apertura de la infraestructura bancaria ha marcado un antes y un después en la industria financiera. Las sucursales bancarias han dado paso a un modelo de contratación y operativa online, donde la presencia física ya no es tan necesaria. El open banking ha ido un paso más allá, facilitando el acceso a terceros para que toda la operativa bancaria pueda hacerse desde otras plataformas digitales, siempre que cuenten con la correspondiente autorización y certifiquen su seguridad.

Las hipotecas, que para muchos bancos constituyen su negocio principal, no han sido ajenas a esta nueva realidad. En la inmensa mayoría de los casos, todavía es necesario que el cliente acuda en persona a la sucursal para reunirse con su director y así negociar las condiciones del préstamo. Pero esta forma de contratación parece tener las horas contadas, ya que las APIs bancarias pretenden acelerar el proceso de solicitud y concesión de este tipo de préstamos.

La solicitud tradicional de la hipoteca: un proceso lento y con mucho papeleo

El mercado hipotecario ha sufrido una transformación sin precedentes en los últimos 10 años, desde el advenimiento de la crisis de las hipotecas subprime en 2008. Desde entonces, y con el fin de evitar las terribles consecuencias provocadas por la explosión de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos y España, se han aprobado diferentes normas que tienen como objetivo proteger al consumidor.

Las entidades financieras han tenido que adaptar sus procesos para ajustarse a este nuevo marco legislativo, con criterios más estrictos a la hora de conceder una hipoteca: es necesario realizar una tasación de la vivienda que se va a comprar, enviar toda la documentación que acredite la solvencia del solicitante, que el banco lo apruebe conforme a su gestión de riesgos y acudir a una notaría, con todos los gastos que esto conlleva.

En total, el proceso de estudio de un préstamo hipotecario suele tardar entre diez y quince días por término medio, aunque legalmente no existe un plazo determinado. La ley hipotecaria, que entró en vigor el mes de junio de 2019, ha dilatado estos plazos todavía más y, en algunos casos, puede prolongarse más allá del mes.

El open banking como catalizador de la revolución del mercado hipotecario

Dadas las especiales características del mercado hipotecario, la solicitud y concesión de una hipoteca es uno de los pocos procesos bancarios que todavía exige la presencia física del cliente en una sucursal bancaria. Sin embargo, el open banking y las APIs pueden ser el catalizador definitivo que abra un nuevo camino para esta automatización.

No en vano, de acuerdo al último estudio del IRESS Intermediary Mortgage Survey 2019, el 96% de los encuestados afirman que el open banking en general y la generalización en el uso de las APIs en particular es beneficioso en el proceso de contratación de una hipoteca. A grandes rasgos, los usuarios consideran que esta tecnología favorecerá un acceso más cómodo a los clientes bancarios y se puede acelerar el proceso de solicitud y concesión de un préstamo hipotecario.

Una importante reducción del papeleo

En el proceso de solicitud de una hipoteca, el director de una sucursal solicita una serie de documentos a su cliente. Este, a su vez, debe reunir toda la información, acreditar que esta documentación está en regla y enviársela al banco, que a su vez realiza el control de riesgos correspondiente para responder a la solicitud.

Con las APIs, este proceso puede simplificarse de forma significativa. Los nuevos elementos de identificación biométrica han cambiado la forma en la que se presenta esta documentación de documentos; algo que, hasta hace poco tiempo, parecía inamovible. Todo ello, unido al hecho de que, gracias a esta la infraestructura abierta, los bancos y otras empresas fintech pueden acceder a los datos sobre la solvencia de un cliente de una forma ágil y sencilla, y siempre con su consentimiento, reducir así el papeleo y el tiempo empleado para su aprobación y concesión de forma significativa.

Más facilidad para cumplir con los criterios regulatorios

La revolución de las APIs en el sector hipotecario

En junio de 2019 entraba en vigor la nueva ley hipotecaria, que supuso un cambio importante a nivel regulatorio y que obligó a las entidades a adaptarse a las nuevas exigencias legales. Esta nueva norma afectó a todo el proceso, desde la firma a la cancelación del préstamo hipotecario, ofreciendo una mayor protección a los clientes y más transparencia en los contratos.

Esta adaptación ha supuesto una serie de costes asociados, y mucha confusión tanto para las entidades, en torno a cómo ajustar su negocio y sistemas a la nueva regulación, como para los clientes, que muchas veces no conocen los derechos que les garantiza la nueva ley.

Las APIs pueden servir para adaptar de forma eficiente algunos procesos y para transmitir o recuperar información adicional de acuerdo con los nuevos requisitos legales, y ofrecérsela de forma clara y totalmente transparente a sus clientes. Estas aplicaciones pueden ejecutar diferentes tareas para asegurarse que los procedimientos cumplen con los criterios previstos.

Una experiencia completa para los clientes

Las hipotecas son, posiblemente, el producto bancario más complejo de comprender de entre los que forman parte de la red comercial de cualquier entidad. Intervienen numerosos factores y variables: el euríbor, el sistema de amortización francés, la TAE, las comisiones asociadas, los productos vinculados…

En la práctica, entender todos estos términos lleva su tiempo, especialmente cuando hablamos de algo tan importante como la compra de una casa. Por eso, una API puede ayudar a los clientes a encontrar información relevante sobre su hipoteca. De hecho, las APIs permiten implementar un simulador en el que, de una forma rápida y totalmente online, el cliente pueda conocer de antemano las cuotas de su hipoteca, sus comisiones, el cuadro de amortización, y qué ocurre en caso de que suba o baje el euríbor.

Todo ello redunda en una mayor satisfacción del cliente y una nueva experiencia que amplía y acelera la capacidad de elección, al tiempo que también aumenta su satisfacción con el proceso de búsqueda.

 

También podría interesarte