Cómo el open banking puede ayudar a los no bancarizados

Cómo el open banking puede ayudar a los no bancarizados
Cómo el open banking puede ayudar a los no bancarizados

BBVA API Market

La inclusión financiera, disponer de acceso a productos financieros asequibles, ha demostrado ser un factor determinante a la hora consolidar y desarrollar buena parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El open banking resulta indispensable para esta inclusión, que abre la puerta a los ‘no bancarizados’ a servicios hasta ahora inaccesibles.

¿En qué consiste la inclusión financiera?

Según la Global Partnership for Financial Inclusion, la inclusión financiera es “el acceso a productos financieros útiles y asequibles que satisfagan las necesidades de la población”, incluyéndose herramientas para hacer transacciones y pagos, para disponer y administrar ahorros, y obtener acceso a crédito y seguros.

El Banco Mundial destaca que la inclusión financiera “facilita la vida cotidiana y ayuda a las familias y las empresas a planificar para todo, desde los objetivos a largo plazo hasta las emergencias imprevistas”. Cuando esta inclusión es efectiva, las familias aumentan las probabilidades de salir de la pobreza, pero también de no volver a caer en ella.

El open banking desempeña aquí un papel fundamental, ya que a menudo no hay servicios bancarizados formales allá llega gracias a internet y los smartphones. Como ejemplo, recientemente la aplicación educativa de Saeko y BBVA México se han aliado para ofrecer servicios bancarizados dentro de la plataforma: los estudiantes pueden ahora realizar con seguridad pagos de colegiatura.

¿Por qué ‘bancarizar’ es tan importante en los ODS?

El acceso a servicios financieros formales y otros productos, que podríamos llamar ‘bancarización’, tiene un impacto en muchas dimensiones del día a día de personas, familias, comunidades y estados.

Según varios estudios científicos, hay al menos cinco Objetivos de Desarrollo Sostenible que se benefician directamente de la inclusión financiera. Entre estos estudios destaca el paper del Banco Mundial ‘Inclusión financiera y crecimiento inclusivo: una revisión de la evidencia empírica reciente’, que analiza punto por punto qué productos bancarizados estimulan cada ODS.

En concreto, los servicios de pago, los productos de ahorro, las líneas de crédito formales o los productos de seguros han demostrado su utilidad directa en los siguientes ODS:

No bancarizados

Simultáneamente, aunque hace falta consolidar esta información con estudios que profundicen en ella, se sospecha o se tiene indicios de que la bancarización también tiene un impacto positivo en:

Pero, ¿cómo pueden los servicios bancarizados estabilizar estos objetivos y sus metas?

Impacto en los ODS de los servicios de pago

La transferencia de efectivo a través de servicios de pago aumenta la velocidad a la que el capital está disponible, algo crucial para muchas familias. Además, es una medida que aumenta la transparencia de los flujos de dinero y reduce la incidencia asociada a la delincuencia. Respecto a este último punto, los pagos digitales permiten eludir la corrupción que se nutre de las transferencias de dinero no registradas.

Y, una vez generado un historial de pago, puede utilizarse para el acceso al crédito. Esto facilita a las entidades financieras evaluar el riesgo crediticio y reducir la morosidad, algo que ayuda tanto a quien presta el capital como a quien no será capaz de devolverlo.

Tanto el acceso al crédito como la posibilidad de compartir cuentas bancarias son elementos de resiliencia o estabilidad para las familias. De hecho, la inversión en educación o el crecimiento de los negocios ayudan a sacar millones de personas de la pobreza, como ocurre en Kenia con los pagos móviles.

Se ha demostrado que uno de los colectivos que más se beneficia de las transferencias de pago en efectivo son las mujeres de países en desarrollo. Una mayor confidencialidad, un aumento del control personal o una mayor autonomía son ventajas importantes para su liberación.

Impacto positivo de los sistemas de ahorro

pagos con smartphone

La seguridad contra el robo es una de los mayores impactos positivos de los sistemas de ahorro bancarizados. Por desgracia, muchas familias de lugares remotos siguen guardando estos ahorros ‘bajo el colchón’ o a través de microcompras de material de obra como ladrillos que adosan a la vivienda para hacerla crecer centímetro a centímetro. Son sistemas muy poco seguros.

Disponer de una cuenta de ahorro móvil es particularmente útil en aquellos entornos en los que no existen sucursales físicas, ni se prevé que las haya en un futuro cercano. Contar con una cartera virtual que acepte pagos se ha demostrado como una solución ingeniosa a la falta de infraestructura bancaria. Es por ello que BBVA México y Zolvers (plataforma digital que conecta personas y trabajo) ayudaron a bancarizar a cerca de 25.000 trabajadoras domésticas, lo que aumenta su estabilidad y seguridad.

Es interesante, pero al igual que ocurre con las redes de generación de energía, se espera que buena parte del África subsahariana nunca pase por una fase de consolidación de redes físicas. En su lugar es frecuente saltar del carbón al autoconsumo fotovoltaico, o del dinero en efectivo a los pagos por el móvil.

Se ha demostrado cómo la capacidad de ahorro de una familia depende directamente de la posibilidad de contar con un entorno seguro en el cual almacenar el capital. De ahí que familias de países en desarrollo de África, Sudamérica o Asia hayan adoptado tan rápido la tecnología: es una herramienta particularmente útil para cambiar de escalón de desarrollo.

Acceso al crédito formal, indispensable para el desarrollo

Cuando los sistemas bancarizados formales no existen, el acceso al crédito se obtiene a través de canales que fomentan la usura y las estafas. Con una relación de poder altamente desequilibrada, los prestamistas particulares de países en desarrollo usan una estructura de mando basada en la delincuencia y la extorsión.

Por contra, cuando las familias tienen acceso al crédito formal las condiciones de devolución son mucho más ventajosas. Los microcréditos se han demostrado como una iniciativa particularmente interesante en los países en vías de desarrollo, especialmente los micropréstamos para mujeres emprendedoras. En buena parte del mundo en desarrollo la economía es notablemente familiar, y la administradora suele ser femenina.

El índice de desarrollo humano (IDH) de México fue de 0,779 puntos en 2019. El país muestra una tendencia creciente desde que se tienen medidas y, aún así, presenta puntos de mejora notables. Con el objetivo de ayudar a conductores de Uber y socios a obtener acceso a servicios bancarizados, conductores y socios pueden crear una cuenta digital ligada a su tarjeta de crédito.

Los seguros, imprescindibles para obtener rendimientos

Según los informes mencionados, los seguros juegan un papel fundamental a la hora de ponderar el riesgo a la baja e invertir en maquinaria de mayor rendimiento, especialmente en entornos agrícolas. Cuando los seguros agrícolas se implantan en un área, años después aumenta el beneficio de esta.

Los seguros bancarizados funcionan como una red de seguridad para empresarios locales. A medida que se elevan las coberturas, también se eleva el nivel de la red de seguridad. Se puede caer desde más alto sin riesgo a aterrizar en la pobreza. Dicho de otra forma: la inclusión financiera reduce la probabilidad de que la población caiga en la pobreza.

Un elemento interesante de la inclusión financiera es que tiende a crear recursos de autogeneración de confianza. Cuando se empiezan a sembrar políticas de bancarización, resulta más fácil incluir nuevos niveles y que se genere en el área de aplicación un ecosistema de startups fintech de ámbito local e impacto global.

 

También podría interesarte